Expulsión

desplazamientos forzados y destrucción arqueológica

por el proyecto mega-minero Mirador en la Amazonía ecuatoriana

Este informe examina el caso del Proyecto Mirador, un megaproyecto minero realizado por la corporación china Ecuacorriente en la región de la Cordillera del Cóndor, territorio ancestral Shuar, una de las regiones con mayor biodiversidad de la cuenca del Amazonas. Para que se implemente el Proyecto Mirador, las comunidades indígenas y campesinas han sido despojadas de sus tierras y expulsadas de sus hogares. Grandes extensiones de bosques y numerosos sitios arqueológicos indígenas han sido destruidos. Estas múltiples formas de violencia - social, cultural, ecológica - están íntimamente ligadas a la forma en que las corporaciones mundiales de extracción se están apropiando de las tierras indígenas en América Latina y más allá. 

Este informe presenta un análisis cartográfico de estos eventos de desplazamiento, que muestra que los desalojos siguieron una estrategia coordinada para despoblar el área donde se ubica el proyecto minero. Los mapas presentados aquí también muestran que el proceso de desalojo de toda la comunidad que vivió en este territorio debe estar directamente asociado con los impactos ambientales masivos causados ​​por la megaminería, lo que sugiere que se observen violaciones de derechos en relación con la devastación ecológica. Finalmente, este estudio presenta un mapeo extenso de cientos de sitios arqueológicos que fueron destruidos por el proyecto Mirador. Esto se suma a la lista de violaciones de derechos cometidas contra las comunidades indígenas locales, que han sido expropiadas no solo de sus tierras y hogares, sino también de su patrimonio cultural e histórico. 

Equipe:

Paulo Tavares, coordenação

Ana Altberg, pesquisa e mapeamento

Adriano Belisário, pesquisa e análise de dados

Marlus Araújo, webdesign

Camara Shuar, vídeo

Parceiros:

CASCOMI  – Comunidad Amazónica de Acción Social Cordillera del Cóndor, Ecuador

INREDH – Fundación Regional de Asesoría en Derechos Humanos, Ecuador

MediaLab.UFRJ, Brasil

Colaboradores

Geografia Crítica, Ecuador 

20200302_Expulsion_Report_ENG-18.jpg

Desposesión y Desplazamiento:

Las operaciones de mega-minería, como el proyecto Mirador, requieren la exploración de vastas extensiones de tierra para ser económicamente viables y rentables. Esto solo es posible a través de cerramientos territoriales masivos, separando comunidades enteras de sus recursos naturales, la tierra y el agua. Como muestra la historia del Proyecto Mirador, este proceso de "enclosure" se lleva a cabo mediante diversas estrategias de engaño y violación, pero no sin resistencia. 

Para tomar el control del territorio de la concesión minera, la empresa Ecuacorriente utilizó procedimientos oscuros y tácticas intimidantes para dividir a las comunidades y obligarlas a abandonar sus tierras. Esto ocurrió con el conocimiento, la connivencia y el apoyo directo del Estado ecuatoriano, que fue fundamental para eliminar a la población de dos maneras principales: en el frente legal, mediante el uso de mecanismos jurídicos para expropiar tierras y perseguir a los defensores de los derechos sobre la tierra y la naturaleza; en el territorio, desplegando fuerzas de seguridad para desalojar a las familias que se negaron a abandonar sus tierras 

20200302_Expulsion_Report_ESP-12.jpg
20200302_Expulsion_Report_ENG-15.jpg
Raúl Sánchez, residente de la región de Tundayme, muestra el sitio de la antigua casa de sus padres a lo largo de la carretera del Cóndor, que fue demolida por las fuerzas estatales en diciembre de 2015.

Destrucción Ecológica

La minería a cielo abierto es una actividad extremadamente perjudicial para el medio ambiente. Las operaciones mineras a escala industrial requieren no solo la exploración de vastas extensiones de tierra para ser económicamente rentables, sino también un alto consumo de agua, energía y productos químicos. Estas operaciones utilizan toneladas de explosivos y productos químicos para extraer metales del suelo, generando enormes cráteres y grandes cantidades de productos de desecho que son altamente tóxicos para la tierra y los ríos, y por lo tanto también para las comunidades. 

 

Os vestígios identificados foram então analisados em relação a uma série de fotografias de antigas aldeias xavante feitas durante sobrevoos de reconhecimento da região nos anos 1940 durante a campanha de “atração e pacificação” levada a cabo pelo SPI. A forma espacial, a disposição geográfica, e a dimensão das marcas encontradas nas imagens de satélite e aerofo- tografias são compatíveis com a arquitetura dos assentamentos tradicionais xavante tal como documentada nesses registros históricos.

 

deforestación causadad por el proyecto mega-minero Mirador (2013-2019)

DESTRUCCIÓN CULTURAL

Además de la expulsión de las comunidades locales, indígenas y campesinas, y de la deforestación masiva, las operaciones de megaminería también están destruyendo cientos de sitios arqueológicos en la región de la Cordillera del Cóndor.

 

Se identificaran un total de 107 sitios que presentan evidencias arqueológicas significativas, la mayoría de ellos son caracterizados por movimientos de tierra antrópicos conocidos como terrazas. Una terraza se define por un área plana cortada en una pendiente que se utilizó como plataforma para el cultivo. Hay al menos 900 terrazas en la región,

la mayoría asociada con fragmentos cerámicos y líticos, y con frecuencia con impresionantes artefactos como urnas funerarias y esculturas antropomórficas que probablemente tenían función ritual.

El mapeo geográfico de estos sitios muestra que forman un complejo arqueológico muy grande y denso, que se extiende a lo largo de los valles de losríos Wawayme, Tundayme y Quimi. Este antiguo patrimonio ahora se ha ido completamente para abrir el territorio a la extracción. 

20200302_Expulsion_Report_ENG-24.jpg
Carlos Tendetza-Antún y su madre, con una olla de cerámica antigua encontrada en su jardín agrícola en la parte trasera de su casa. La familia Tendetza-Antún fue desplazada a principios de 2017. 
20200302_Expulsion_Report_ENG-25.jpg

La implementación del proyecto Mirador se basó en la eliminación de toda la comunidad que vivía en los valles de los ríos Wawayme, Quimi y Tundayme. Este report muestra que, para hacerlo, existía una estrategia coordinada de "limpieza de tierras" ejecutada por las fuerzas de seguridad estatales y privadas destinadas a despoblar la región. Todos los desalojos mapeados se llevaron a cabo mediante la destrucción de casas, huertos y edificios comunales. Como tales, consisten en violaciones graves de los derechos humanos y no en casos aislados, revelando un patrón de violencia dirigido contra toda la comunidad. 

El Proyecto Mirador también generó destrucción ambiental masiva. Los análisis de imágenes de satélite muestran que las operaciones mineras se aceleraron exponencialmente después de los despojos de 2014-2017. Sin la presencia y resistencia de la comunidad local, la deforestación se extendió masivamente por toda la región. Los movimientos de tierra y las erosiones causadas por la construcción del complejo minero provocaron una contaminación severa de las corrientes de agua. 

20200302_Expulsion_Report_ENG-36.jpg

Numerosos sitios arqueológicos indígenas fueron destruidos por el Proyecto Mirador. Ignorando los protocolos de consultoría nacional y internacional, se han llevado a cabo operaciones de rescate arqueológico sin informar a las comunidades indígenas ni a las agencias indígenas oficiales en Ecuador, configurando un acto continuo de "despojo cultural." 

Observados en relación entre sí, los procesos de expulsión y expropiación narrados en este mapeo constituyen múltiples formas de desplazamiento y despojo - de la tierra y el territorio, de los recursos y la naturaleza, de la cultura y la vida social. Como tales, deben repararse y remediarse en múltiples dimensiones: socioeconómica, ambiental y cultural.